INSPIRACIÓN: Las inolvidables frases de "Sexo en Nueva York"



Este fin de semana se lo dediqué casi únicamente a estudiar. Casi. En un momento de saturación mental decidí parar, sentarme en el sofá, taparme con una manta y encender la televisión. No tenía planeado estar ahí mucho tiempo, pero nada más poner la tele empezó un recopilatorio de episodios de la serie “Sexo en Nueva York” y decidí quedarme.

Aunque la veía de vez en cuando, nunca me había aficionado a esta serie, porque siempre veía algún capítulo suelto. Además, nunca me había parado a escuchar cada una de las frases que dicen las protagonistas. Pero esta vez sí. 
Esta vez me di cuenta de la principal razón por la que engancha tanto. No solo por la moda, no solo por las relaciones, no solo por el ambiente neoyorkino, sino también porque cualquier mujer que vea la serie se va a sentir identificada con, como mínimo, una de las situaciones ocurridas a Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte: las cuatro neoyorkinas que, con humor y naturalidad, nos daban alguna lección demostrando una y otra vez que la vida no es de color de rosa, ni siquiera en la Gran Manzana.
O eso, o que tenía la tarde filosófica, que conociéndome esa opción también podría ser muy posible.
Por eso, hoy me apetecía hacer un post diferente y compartir con vosotros una recopilación de, en mi opinión, las mejores e inolvidables frases de las chicas de "Sexo en Nueva York":


"Por qué dejamos que lo único que nos falta influya tanto en lo que sentimos por las cosas que sí tenemos?"

"Bienvenida a la era de la pérdida de la inocencia. Nadie desayuna con diamantes y nadie vive romances inolvidables."


"En cualquier momento puede haber alguien que ponga mala cara al oir tu NOMBRE, pero las únicas críticas que importan son las que te hagas tú mismo."


"Yo prefiero tener el dinero en lugar seguro: colgado en mi armario."


"El sueño es una buena FORMA de experimentar. Es como ponerte un vestido sin quitarle la etiqueta."


"Te quiero, pero a mí me quiero más."

“Después de todo, los ordenadores se rompen, las personas se mueren, las relaciones se rompen y lo mejor que podemos hacer es respirar y reiniciar.”

"Hasta que te estabilices emocionalmente, no entres en ninguna tienda." 

"Cuando vine a NUEVA York estaba sin una perra y a veces me compraba el Vogue en vez de cenar, porque me llenaba más."


"Desde que nacemos, las mujeres actuales oímos que podemos ser y hacer lo que queramos: astronautas, presidentas de una compañía de internet, madres y amas de casa. Ya no hay normas y la lista de opciones es interminable. Pero es posible que con tantas opciones no seamos mas que unas malcriadas y hayamos llegado al punto de ser incapaces de elegir ninguna? Que en el fondo sabemos que si eliges una pierdes otra? Somos una generación de mujeres que ya no podemos elegir solo una opción de la columna A? O tendría razón Samantha? Podemos tenerlo todo?"



"Empecé a pensar en la sinceridad. Quizá estaba sobrevalorada. Quizá decir la verdad era el acto egoista por excelencia, una manera de absolverte de tus pecados hiriendo a alguien que no se lo merece. Cuando estaba en quinto curso dos amigas y yo copiamos de un examen. Ellas confesaron, las castigaron y suspendieron la asignatura. Yo nunca se lo dije a nadie y nunca pasó nada."



          "Me pareció que haríamos una buena pareja. Yo era adicta a la moda; él era adicto a la política. Y, en realidad, ¿cuál es la diferencia? Ambas disciplinas se dedican a reciclar ideas desgastadas y a hacerlas parecer frescas e inspiradoras."







Que tengáis un estupendo miércoles.


Autor: Alejandra Rodríguez
                                                                                                                                                                  

2 comentarios:

  1. La de tardes de domingo que tengo pasada en el sofá con mi manta y un buen maratón de sexo en nueva york. Para los días de bajón es lo mejor, jaja.

    me-andmybag

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo!! Las tardes así me encantan... Un beso!

      Eliminar